Las tan queridas y conocidas como “tías del almuerzo”, han llevado a cabo una labor silente, pero fundamental en este tiempo de confinamiento sanitario.

Todos los meses, desde el inicio de la cuarentena, se han mantenido firmes en el compromiso de asegurar las raciones de alimentos para los estudiantes de nuestra escuela.

De igual forma ayer lo hicieron, preparando las canastas que han sido de tanta ayuda para los beneficiarios del programa JUNAEB, las cuales desde hoy comenzaron a ser retiradas por los padres y apoderados de los estudiantes.

Mediante esta nota queremos agradecerles todo el cariño y la dedicación que han puesto para permitir que este beneficio llegue a los hogares de las familias pertenecientes a nuestra comunidad. Decirles, además, que su labor es fundamental para el funcionamiento de nuestro establecimiento, más aún, en tiempos de pandemia.